Analizando…

7 junio 2009 at 3:32 am (Uncategorized)

Qué piola de mi parte subir sólo gráficos sin decir lo que me dicen…

¿Por qué hacer estas preguntas cuantitativas? Para saber de qué usuario de FB estamos hablando. Se nos ocurrió pensar en hombres y mujeres de más de 20 y menos de 60 y ver para qué usaban FB, a ver si esto que pensamos de que FB es una herramienta mediadora y facilitadora (¡qué despiole semántico se armó la semana pasada con esta palabra!) de reencuentros se confirmaba o refutaba. La vasta mayoría de los encuestados supera los 100 amigos promedio… ¿cómo se divide el tiempo entre 100 amigos? La otra vez hablaba con una compañera de trabajo a raíz de una pelea que tuvo con una amiga suya, de esas de antaño, por la falta de tiempo que había para encontrarse. Así que, prácticas como somos, decidimos sacar cuentas:

El día tiene 24 horas. A estas 24, le tenemos que restar 9 de trabajo y 3 de cursada en la facultad (ya llevamos 12). De esas 12, los médicos recomiendan dormir 8 horas, pero como “tenemos aguante”, vamos a contar que dormimos sólo 6 (lo que hacen 18). Para los que vivimos cerca del trabajo y/o facultad, contamos dos horas de viaje. Lo que hace un total de 20 horas de nuestro tiempo contabilizado como un “gasto fijo por mes”, como la cuota del lavarropas. O sea que quedan 4 para repartir entre familia, amig@s, novi@s, comer, bañarse, relajarse, estudiar y guay si tenés hijos!!… En esas 4 horas, ¿¿cómo se hace con 100 amigos?? O conocidos, o familiares…

Es claro entonces que FB ayuda a “estar al día” (hoy estoy comillera, ¡a ver si alguien viene a buscar mis comillas para que hagan sapito cuando las tire al río!) en cuanto a todo lo que le pasa al otro. Ya vimos que FB es un poco como primiciasya.com… Todo concuerda: una hora diaria viendo fotos y posteando en muros: ver qué hace el otro, cómo está, a dónde fue, a quién vio y cuándo y dejarle un mensaje. Y todo desde la comodidad de casa, con estufa, mate y pantuflas. Es claro que FB facilita la comunicación con tecnología mediada. So far, so good.

La semana pasada, mientras discutíamos la hipótesis, nos encontramos que reencuentros podría significar muchas cosas: con el pasado, con gente del pasado, con roles del pasado. Preferimos acotarlo a reencuentros con personas del pasado.

También se nos ocurrió pensar pros de FB que lo lleven a ser una herramienta facilitadora. Lo primero que pensamos fue que la foto es crucial, en este sentido: si quiero armar un reencuentro de compañeros de la secundaria y tenía un Pedro García en el curso, ¿cómo demonios adivino cuál de todos los García listados en las 10 páginas de las páginas blancas es MI García? FB te lo resuelve enseguida: dime tu nombre y si tienes FB, arrojaré tu cara. Puedo tener 10 páginas de Pedro García, y no me importará, pues hallaré a quien estoy buscando si este fulano se abrió su cuenta y veo su cara con morisqueta en el recuadro pixelado. FB tiene listados adicionales además de colegios, clubes, asociaciones civiles, empresas… dime dónde te egresaste y hallaré a tu promoción 95 o te arrojaré datos de tu colegio o te mostraré los miembros de tu empresa alrededor del mundo. A través de FB puedo mandarte un mensaje y que veas que sí, soy yo, la que se sentaba atrás tuyo y te hizo zafar en esa prueba de historia para la que no habías estudiado. FB además me da la comodidad de rechazar una invitación sin ofender a nadie. Si eliges ignorar a alguien, FB te promete que no le cuenta y te “salva” de ese momento incómodo de decirle a alguien que no, la verdad no quiero ver a nadie, no me interesa, tengo otro compromiso.

Los resultados cualitativos arrojaron datos interesantes: casi todos los encuestados habían recibido invitaciones, algunos incluso más de cinco. Sin embargo, los encuentros concretados más allá de lo virtual, entendido como lo mediado por tecnología eran pocos, muy pocos en relación a las invitaciones. ¿Por qué? Razones varias: la emoción de armar un encuentro superaba las ganas de llevarlo a cabo realmente. El tiempo físico que disponía cada uno era poco, y desparejo. Las curiosidades respecto del otro estaban satisfechas: ya con ver fotos se sabía si Fulanito estaba más gordo, flaco, recibido, trabajando, en pareja, vacacionando, con hijos. Para los concretados, la tendencia indicaba que la percepción que tenían del otro internalizado de esa promoción del 95 estaba igual, no había cambiado nada (¿14 años y nada de nada?). Y encontramos otra cosa más interesante todavía: los que no habían recibido invitaciones no las gestionarían, no fomentarían un reencuentro pero sí asistirían en caso de ser invitados.

Por lo tanto, FB efectivamente facilitaba los reencuentros, pero ¿de qué tipo y con qué motivo?

No nos olvidamos igualmente de esa raza en extinción que parece ser entre nuestros encuestados los que no tienen FB. Sus razones contra el FB son justamente lo que otros ven como porotos a favor. Cosas como la falta de privacidad y el exceso de información que se veía publicada que no querían que estuviera disponible, el no deseo de que se los encuentre porque la gente del pasado que querían todavía la seguían viendo y esto de que otros sitios de redes sociales son más artísticos y satisfacen el gusto de uno (la preponderancia de la música de artistas wannabe en myspace, la importancia de las fotos artísticas en flickr o en el devianart).

Se nos ocurrió entonces pensar que sí, que nuestra hipótesis se confirma. FB facilita los encuentros y contrariamente a lo que habíamos supuesto allá por mediados de Abril, los reencuentros que más se dan son los virtuales, entendidos como explicamos arriba, en contraposición a los reales, entendidos como los encuentros cara a cara.

Pero eso ya es tema para otro post.
Au revoire.
M.

Permalink Dejar un comentario

Contabilizando

4 junio 2009 at 8:19 pm (Uncategorized)

Luego de mucho contabilizar encuestas (gracias miles a todos los colaboradores en este blog y a los que nos mandaron sus encuestas por correo) acá van los resultados cuantitativos de los que se desprenderán análisis cualitativos, tendencias… ¡Allá vamos!

1

2

3

4

5

6

Permalink Dejar un comentario

Facebook / fotos, imagenes / reencuentros

31 mayo 2009 at 5:34 am (Uncategorized)

Estuve pensando a partir de una dato arrojado por las encuestas, más precisamente por una pregunta de la parte cuantitativa: “¿Qué usas de Facebook?. La respuesta mas reiterada fue sin lugar a dudas “Fotos ajenas o / y propias”. La dos primeras preguntas que me vienen a la mente son las siguientes: la primera ¿qué sucedería si en Facebook se tratara de una red social en la cual subir fotos fuera imposible?. Y la segunda ¿qué pasaría si hoy Facebook decide, de golpe, no permitir subir mas fotos al espacio?.
Si buscamos las definiciones de imagen y fotografía podemos encontrarnos con cosas muy interesantes. Por ejemplo, la primera se trata de una figura, representación de una cosa o persona. La misma puede tratarse de algo real o de una quimera, mas diría yo una combinación de ambas, nunca pudiendo ser en su mayoría (ni totalmente) real. En cuanto a la fotografía se puede ver en la web la siguiente definición: procede del griego phos (“luz”), y grafis (“diseñar”, “escribir”) que, en conjunto, significa “diseñar / escribir con la luz”. Entonces tenemos una representación de algo o alguien que se plasma, se inscribe en un papel, pantalla, etcétera. Pero cabe agregar algo mas que dice de la definición de fotografía en la web y que me parece realmente interesante. Cuando hace referencia al arte dice: “(…) los artistas (…) han tratado siempre de ir más allá de la mera representación fotomecánica de la realidad, ya que se puede crear un nuevo “mundo según el punto de vista del artista”. En algún punto se puede pensar a cada uno de los usurarios de Facebook como un artista que crea, desde un autococepto, su propia imagen. Cuando hablo de autoconcepto me refiero, a la manera en que los sujetos se perciben a sí mismos y cómo creen que los demás los perciben a ellos.
Entonces una persona crea un imagen y pretende a través de ella poder representar todo su ser. Que la / las imágenes representen lo que ella es. Pero volviendo a las preguntas que me hice al comienzo de este escrito ¿qué pasaría si la fotografía no fuera posible en el Facebook?, ¿habría tantos adeptos como los hay?. Y si de golpe hoy se sacara la posibilidad de ver ese tipo de imágenes ¿el Facebook desaparecería al instante?.
Todo esto me lleva a pensar en los reencuentros. Las encuestas muestran que este tema queda en el intento, en la invitación, y no todos concretan (fuera del espacio de Facebook). ¿No se podría pensar que la fotografía/ imagen muestra mucho y saca en si mismo parte de la curiosidad que moviliza a la búsqueda de ese pasado?. Al tener la imagen de cierta persona ya no hay mucha intriga de por medio. Si se tiene la imagen y el contacto por la red es posible, ya el encuentro puede parecer no tan productivo o por lo menos no diferente. Entonces esto me lleva a la pregunta ¿habría mas concreciones fuera del Facebook, ya que el no saber con exactitud de la imagen del otro me lleva a preguntarme y querer saber?. El límite de lo público y lo privado, que hoy por hoy se ha desdibujado, no corresponde tan solo a la foto o información que pone un usuario, sino también a la curiosidad o interés por saber de la vida privada del otro. Entonces, si no tenemos total acceso a ella, ¿qué hacemos?: vamos en su búsqueda.
Estas preguntas nos van acercando a pensar al Facebook cada vez mas como una herramienta, como un medio para llegar a, para saber esto o lo otro.

Estas son ideas que se me fueron ocurriendo. Muchas mas están pasando por mi cabecita pero todavía no se como ponerlas. Espero que se haya entendido lo que quise poner acá en este escrito, no estoy muy lúcida en estos días.

Un abrazo!!!!

Aldana

Permalink Dejar un comentario

Pensando realidades mediadas…

20 mayo 2009 at 11:07 am (Uncategorized)

Hace unos dias salimos temprano de una clase con un grupo de compañeros y cruzamos a tomar algo a la cafeteria frente a la facultad. Eramos 5 estudiantes de psico. de distintas edades y les pregunte (con el trabajo nuestro en mente) si usaban FB. Ninguno se definio como usuario…a pesar de que 3 de ellos tenian cuentas,pero no las usaban para nada…Inmediatamente me dijeron “Sos la unica Fan”…les explique que no me considera fanatica,pero que si lo utilizaba como una herramienta mas de comunicacion y les resumi en dos o tres oraciones lo que venimos pensando con el grupo de IES. Uno de ellos me dijo que estaba interesado en conversar al respecto porque el tenia un grupo de amigos muy intimos que habia conocido por distintos medios de la web y que en un momento dado, tuvieron que pensar ellos mismos como redefinir el concepto de “AMISTAD”, “CONOCER”, “QUERER” , ya que nunca se habian visto cara a cara y sin embargo un fuerte lazo fraternal los unia con un nivel de intimidad equivalente al de “mejores amigos”.

Lo que le paso o le pasa a este joven…no es nuevo o inusual…hoy en dia miles de personas se conocen a traves de la web….amistades entrañables se forjan…amores tan apasionados como los otros (los que no estan mediados por pantallas…de computadoras al menos!)…relaciones laborales, academicas…y ,por suepuesto, tambien surgen peleas…enemistades…y demas yerbas. Todo esto y mucho mas a traves de la bendita worl wide web.

Incluso estos vinculos muchas veces transpasan la web (o no)…pero lo importante (a mi parecer) es el valor que tienen para los involucrados…son tan reales como los que sostienen con las demas personas de su vida cotidiana…la distincion entre real y real-virtual esta desdibujada….es por eso que en la catedra de la cual soy alumna muy acertadamente se habla de “realidad mediada por tecnologia”….entendiendo que lo real virtual es tan real como lo real-real. Postura a la que adhiero en lo personal.

Esto que puedo parecer un trabalenguas…es muy complejo e incluso inaceptable para muchisimas personas para las que aun…la virtualidad es considerada una ficcion…sin peso en las vidas psiquicas, ni consecuencias en la cotidianidad de los sujetos.

Sabemos que en las relaciones con el otro…siempre existen mediaciones…percibimos al otro como un conjunto de representacion propias sobre lo que suponemos que el otro realmente es…y de la misma forma somos percibidos por los demas…Con esto dicho, no me parece descabellado pensar al otro virtual como  ser real mediado por otros canales.

Con mi grupo estamos pensando los vinculos en las redes sociales…exclusivamente en este caso nos centramos en FB. Nos interesa ahondar en el fenomeno de los reencuentros…Si tenes algo que decir al respecto…no estas de acuerdo…queres compartir tu opinion…participaste de algun reencuentro organizado o no…o simplemente tenes ganas de dejarnos algo para que sigamos pensando…te lo agradecemos un monton…

Nosotros seguimos con estas ideas rondandonos las cabezas!

Saludos,

Pamela.

Permalink 2 comentarios

Investigando un poco

19 mayo 2009 at 12:39 pm (Uncategorized)

Los invito a leer el siguiente artículo: http://www.adepac.org/P06-48.htm. Especialmente el texto correspondiente a postmodernismo.
Basicamente introduce cuestiones que nos sirven para comprender un poco más profundamente a los sujetos detras de las pantallas.
Si quieren pronfundizar un poco sobre Baudrillard, me parece interesante el área de The Masses: The implossion of the Social in the Media:
http://www.google.com.ar/books?id=SDCbgJsBW60C&printsec=frontcover&dq=Jean+Baudrillard&as_brr=3&rview=1#PPA212,M1.
Todavía no lo termine de leer.

Si quieren ir un poco más a lo básico de Baudrillard, hay un artículo de diario que me interesó en el diario El Mundo: http://www.elmundo.es/elmundo/2007/03/06/obituarios/1173209927.html

Salutes y diviertanse!

Permalink Dejar un comentario

13 mayo 2009 at 6:53 pm (Uncategorized)

Creo que está muy bueno todo lo que pusiste !!! … se ve que estuviste poniendo el motor a toda marcha !!.
Entonces hablaríamos de: vida pública / vida privada; relaciones líquidas / relaciones sólidas; sujeto moderno / sujeto pos moderno, inmigrantes / nativos.

Me llama mucho la atención esto de que por un lado el sujeto tiene la necesidad de mostrar todo , armarse una imagen y exhibirla, exponer algunas cosas y otras mantenerlas ocultas. Y por el otro lado es llamativo qué sucede con el reencuentro y ese perfil construido. ¿Qué sucede con el Yo de estas personas? …. antes las fronteras de lo publico y privado eran mas tangibles, mas firmes y ayudaban a la formación del yo. Ahora hay una exhibición publica del ámbito privado, perdiéndose los límites claros entre lo que es publicable y lo que no lo es. Tal vez se trate de una necesidad de confirmación masiva de la existencia del sujeto, la necesidad de las miradas constantes que confirmen y reconfirmen su subjetividad. En algún lugar, ya no recuerdo dónde, leí o escuché ago así como la “Espectacularización del Yo”, y creo que se refería a esta necesidad de mostrarlo todo, porque hoy en día los medios de comunicación nos están mostrando que sos alguien si estás para los demás, existís si estás a la vista de todos, si figuras, si perteneces, pero de manera masiva frente a muchas personas que te conocen y otras que no saben nada de vos.

Bueno … me sigo preguntando cosas pero las postearé después porque no las tengo muy claras como para plasmarlas acá. Espero que se haya entendido lo que quise poner !!

Permalink Dejar un comentario

Divagues entre “nosotros” y “los otros” o como pensar una tensión

13 mayo 2009 at 5:26 pm (Uncategorized)

Ayer finalmente me hice tiempo el tiempo para bajar a tierra y conectarme con el mundo de la acción (y abandonar la meditación). Empecé a googlear el tema de Reencuentros y Facebook. La idea era ver qué se escribe sobre el tema y quién escribe sobre el tema. Basicamente encontré 2 cuestiones que pedían a gritos espacio para ser escuchadas.

Primero, Facebook es central en el tema de Reencuentros por la facilidad que brinda para buscar gente por su nombre y/o filiación y/o otros. Muchos blogs y sus comentarios resaltaban esto como un factor central. Sin embargo, esto solo funciona por la masividad que tiene Facebook. O sea, es útil operativamente como herramienta si y solo si es tan masivo como es. Esto aparece una y otra vez con frases al estilo: me fue fácil hacerlo, encontré un montón de gente en una tarde, etc, etc.

Segundo, pero no por ello menos importante, el componente afectivo (y/o subjetivo) que se desprende de los mismos comentarios: quería ver como estaban todos después de tantos años: pelados, gordos/as, con hijos, arruinados o no.
Sobre este tema se me dió por establecer ciertas categorías de que se esperaba encontrar. Encontré una referencia a los arruinados. O sea, un cierto deseo (a secas sin ningún Sigmund dando vueltas y menos el francesito de la capa o la inglesa otra) de encontrar que el otro está en una posición inferior a la propia. Se dividían, creo, en dos amplios grupos. Arruinados referido a la imagen corporal: gordo/a, pelado, envejecido, etc; y un segundo grupo de Arruinados que refería a la posición social: exitosos o no, con mejor o peor o ningún auto/casa, etc.
También había una serie de personas que iban por la negativa, o sea, me voy a poner todo el guardarropa encima por que no quiero que me vean lo arruinado/a que estoy. Entonces, esta filiación al concepto de Arruinado me pareció un elemento central.

Después de encontrar este punto de encuentro en muchos comentarios, hubo uno que me llamó la atención, y me permitió empezar a delinear un “otro”, aunque la contraposición con el “nosotros” sería mejor pensado, como aquella vieja película: Los unos y los otros.
Volviendo al comentario en cuestión: alguien no quería encontrarse con sus excompañeros por que era “matar” el recuerdo. [Destruir la fantasia?]. En este punto pude empezar a contextuar rasgos distintivos entre los dos arbitrarios grupos: porqué llamar a uno de ellos “unos postmodernos” y al otro de ellos “otros modernos”.
Mientras el primero buscaba un encuentro violento con la realidad de aquellos que quedaron en el recuerdo y la comparación con los mismos, hasta el punto de actuar la propia realidad (como el comentario de hecharse el guardarropa encima, u otros que hablaban de amplias inversiones para el reencuentro en cuestión). Aparece un elemento de invención del propio yo, creación de un avatar que nos represente como nuestro deseo nos quiere ver. Sostenerlo por la vía digital no es tan complicado: con tiempo y paciencia todo es creable y falseable. Pero mantener la ilusión en el cuentro cara a cara exige una preparación milimétrica de los detalles para que se mantenga la ilusión. Podría usar la comparación del cine y el teatro. En el cine una escena pueden ser mil pruebas hasta encontrar la perfecta, e, incluso, falsearla la misma escena para lograr el objetivo buscado. El teatro permite las mil escenas de prueba, pero cuando el público se sienta no va a ver la mejor de ellas, sino un nuevo original sujeto a los accidentes del momento.
Por el contrario, el comentario de matar el recuerdo parece referir a alguien que está más atado a una realidad de cara a cara. Quiere reconocer que lo vivido y quien lo vivió está, hace mucho tiempo, suspendido en el recuerdo, desde donde puede brindar un grato placer meditativo, un placer privado. Pero el reencuentro pondría en escena tangible ese recuerdo actualizado y transformado por el tiempo, un encuentro con el objeto de lo vivido que hace mucho que ya no esta.
Volviendo a las comparaciones, los unos postmodernos gozan de cierta pornografía de la vida, queriendo ver todo y mostrar todo para poder disfrutarlo (aunque camuflado), en cambio los otros modernos se quedan en la seducción del imaginar, de cierto soñar, y reconstruir en lo privado las historias vividas.
Sin embargo, estos dos grupos, unos postmodernos pornográficos y otros modernos soñadores son construcciones arbitrarias y dicotómicas. Los sujetos reales jugarían desplazandose en diferentes gradientes entre estos dos puntos, evolucionando hacia uno u otro extremo según el día a día los mueva.

Otra variable que se me ocurrió, pero esta explicitamente aplicada a aquellos que asistieron a reencuentros, fue el efecto que esta produjo sobre ellos. Supongamos la situación que uno actúa un personaje en Facebook. Se da el lujo de publicar las fotos con las que más se representa, publica sus intereses publicamente correctos, sus éxitos y avatares afectivos varios. Crea una imagen de sí construida no por un otro que le de sentido, sino por uno mismo. Y se reencuentra con otros en la misma situación. En ese reencuentro puede suceder que dichas realidades construidas con la sola aprobación de la pantalla se contextuen con el otro cara a cara. Los resultados pueden ser buenos, si gran cantidad de los detalles y elementos de la propia imagen se continuan con la información del Facebook. Pero suele suceder que el tiempo quita el foco y aquello que uno omite en su presentación comience a surgir. Esto puede enriquecer al sujeto o establecer una ruptura de continuidad entre las imágenes virtuales y reales. Muchos reencuentros pueden ser frustrantes porque hechan por tierra las fantasias de otros y las propias en el encuentro no mediado del cara a cara. Estos usuarios pueden estar mucho más atados y sentirse más comodos con la posibilidad de mediar sus relaciones digitalmente, atarse más a las pantallas, ser “nativos” de otra dimensión.
El otro grupo de tensión serían aquellos que se juntan, como hablamos la clase pasada, para recuperar los espacios privados pérdidos, ponerse en contacto con el pasado personalizado y las vivencias más tangibles compartidas con el grupo de personas. Reviven travesurar infantiles, amores prohibidos, enfrentamientos donde el honor se pone en juego. Durante todo el tiempo en que el reencuentro se extiende viven en una burbuja del tiempo que los dispara a otra dimensión donde el tiempo se detuvo, y el presente es ese momento en que compartieron el espacio real. Estos usuarios serían más al estilo de los “inmigrantes”, que nacieron sin la tecnología y la usan como herramienta, pero no la viven como una realidad per sé.

Permalink Dejar un comentario

Nos vamos definiendo

6 mayo 2009 at 4:42 pm (Uncategorized)

Finalmente, decidimos un tema que queremos investigar de las tres líneas principales que veníamos pensando. Decidimos investigar esta onda de los reencuentros a través de Facebook: ¿es verdad que se ven facilitados? ¿Hay más que antes o es un mito urbano?

Para eso, los invitamos a pensar con nosotros. Les proponemos una encuesta. ¡Todas las respuestas nos sirven!

Para contestarla, te pedimos que comentes esta entrada, completando con datos básicos para cuantificarla despues y poniendo las opciones seleccionadas (a, b, c…) con número de pregunta, igual que para las que son a desarrollar.

—————

Sexo:
Edad:
Lugar de residencia:
Todas las respuestas son válidas. Para empezar, contanos si tenés FB

Si tu respuesta es sí, toda la encuesta es para vos, ¡adelante!
Si tu respuesta es no, contanos por qué y ya con eso, nos ayudaste un montón. ¡Gracias!
1. ¿Cuántos amigos/contactos tenés en tu FB? (elegir sólo una)
A. más de 200
B. 100 a 200
C. 50 a 100
D. 20 a 50
E. menos de 20

2. ¿Cuántas veces te conectás a tu FB? (elegir sólo una)
A. más de 5 diarias
B. 2 a 5 diarias
C. 1 vez diaria
D. 1 vez por semana
E. 1 vez por mes

3. ¿Cuánto tiempo permanecés conectado/activo? (elegir sólo una)
A. más de 5 horas diarias
B. entre 1 y 5 horas diarias
C. menos de 1 hora

4. ¿En qué horarios te conectás a tu FB? (elegir sólo una)
A. Mañana
B. Tarde
C. Noche
D. Cualquiera de ellos
E. Todos ellos

5 – ¿Desde dónde te conectás a tu FB? (elegir sólo una)
A. Casa
B. Trabajo
C. Ciber
D. Cualquiera de ellos
E. Todos ellos

6 – ¿Qué usás de FB? (podés elegir más de una)
A. Fotos [propias y ajenas]
B. Posteo en tu muro
C. Posteo en muros de amigos
D. Juegos
E. Chateo
F. Buscar personas
G. Notas
H. Participación en grupos
I. Tests
J. Otros
Esta segunda parte focaliza en nuestro tema elegido
Si recibiste invitaciones a reencuentros en el último año, te pedimos que contestes las preguntas que siguen.
Si no recibiste invitaciones a reencuentros en el último año, contanos si te interesa recibirlas y/o si pensás buscar y generar reencuentros.
En pocas palabras…
7. ¿Cuántas invitaciones para Reencuentros recibiste en el último año? (de compañeros del colegio, trabajos anteriores, de Clubes/Deportes, de Grupos de Amigos)
8. ¿A cuántos Reencuentros asististe en el último año?

9. ¿Cuántos contactos generados en dichos Reencuentros mantuviste después del evento?
10. ¿Cuáles fueron tus sensaciones en el reencuentro? ¿Y cuando llegaste a tu casa y lo pensaste?
11. ¿Qué impresiones te llevaste de las personas que reencontraste?
12. Contame cómo se asemeja esa persona que tenías en frente con la que tenías en tu cabeza y por qué.
13. Para los reencuentros no concretados, contanos el motivo.

Permalink 8 comentarios

Presentación del trabajo:

6 mayo 2009 at 4:37 pm (Uncategorized)

ALUMNOS: Pamela Morelli, Sebastiana Gonzalez, Alejandro Menendez, Barbara Cazenave, Marianela Lanetta, Aldana Calvo

HIPÓTESES: 1º hipótesis: hay más reencuentros en los usuarios de facebook que aquellos que no lo son. Esta información nos lo va a proporcionar los datos cuantitativos. Una vez obtenido esto planteamos el por qué, por lo cuál vamos a hacer mas hincapié en los datos cualitativos.

MARCO TEÓRICO: Bauman, sujeto moderno v.s sujeto posmoderno.

METODOLOGÍA: encuesta cuanti-cualitativa y análisis de los resultados desde el marco teórico. Las encuestas serán hechas a las mismas personas, de una sola vez. Esto debido a que lo cuantitativo nos aporta datos estadísticos, pero lo cualitativo información que se podrá analizar mas desde un aspecto psicológico.

Permalink Dejar un comentario

Temáticas en discusión

19 abril 2009 at 12:19 pm (Uncategorized) (, , )

Temas básicos para ir pensando

1 – Reencuentros por Facebook.¿Qué los motiva o genera?
2 – ¿Qué invita a los usuarios de las Redes Sociales Digitales a expresarse más “libremente” que en lo cotidiano?
3 – Paralelismo entre la relación Cara a Cara y a traves de las Redes Sociales Digitales. ¿Qué sujeto está detras de la pantalla?

Desde aquí, propongo que vayamos afinando la puntería!

Una idea en que tengo dando vueltas es combinar los puntos 1 y 3: Los reencuentros no son nada nuevo, siempre existieron. Deberíamos averiguar si CaraLibro generó una modificación sustancial en su número, primeramente. Luego, intentar plantear alguna hipótesis de porque este sujeto “digital” tiene más/menos/igual afinidad a los reencuentros que un sujeto “real”. Y desde este punto, analizar las diferencias entre uno y otro que sostienen el enunciado anterior. Escucho críticas (siempre constructivas, por supuesto… o, si les apetece y el taxista les robo 5 centavos, también pueden ser destructivas!)

Permalink 1 comentario

Next page »